5 razones para comprar hosting de pago


Con un hosting gratuito en lugar de un hosting de pago puedes ahorrar el tener que hacer un gasto inicial cuando no cuentas con presupuesto, este es limitado o desconoces la acogida que tendrá tu nuevo proyecto online.

Puede ser una solución para un proyecto personal que van a ver pocas personas, porque vas a hacer pruebas o porque consideras que es suficiente para tus necesidades. Sin embargo, lo mejor, incluso para empezar, es recurrir a un hosting de pago.

Hay servicios de alojamiento web de pago que responden a diferentes necesidades desde presupuestos muy bajos, por lo que podrás encontrar algo que se adapte a ti. No tienes por qué gastar mucho si tienes un bajo presupuesto, ni que limitarte en tus necesidades si tus requisitos aumentan.

Las principales razones para comprar hosting de pago

Personalizas tu dominio. En muchas ocasiones, con un alojamiento web gratuito no puedes elegir tu propio dominio, sino que es un subdominio del servicio que te lo ofrece. Con tu hosting de pago, podrás apuntar a él el dominio que tú quieras. Además, podrás crear cuentas de email con el dominio seleccionado.

No tiene publicidad. Tú controlas los contenidos de la web, incluso lo que se refiere a banners y opciones publicitarias. No tienes por qué limitarte en ello más que en lo establecido por ley y los recursos del hosting contratado.

Eliges lo que necesitas. Puedes contratar justo lo que necesitas, ya que además la mayoría de hosting son escalables para que puedas pasarte fácilmente a un plan superior si después te hace falta. Incluso puedes tener tu propio servidor, para controlar todo lo que sucede con tu alojamiento web.

Podrás desarrollar la web que quieras. Otra razón para contratar este servicio es que en él podrás desarrollar la web que quieras, ya que los servicios gratuitos pueden tener limitaciones de lenguaje, espacio, etc. Tienes control total de lo que puedes hacer dentro de él, siempre que cumplas las leyes y el sentido común.

Cuentan con varias herramientas y programas. Otra de las ventajas a las que puedes acceder con un alojamiento web de pago es que este cuenta con sus propias herramientas y programas para facilitarte la vida, además puedes instalar otros.

La velocidad de carga es superior. Notarás cómo tu web gana en velocidad, lo que hará que soporte más contenidos y por supuesto más visitas, evitando que tus visitantes abandonen la web porque la página es lenta. Los recursos en general suelen ser superiores.

Tienes el control de tus datos. Puedes utilizar los datos como quieras, cambiarlos a otro hosting si es necesario, y nunca te podrán cerrar el servicio sin ninguna razón. En los servicios de alojamiento gratuito pueden quitarte el hosting porque cierran sin previo aviso y sin indemnizarte por nada, podrías quedar sin tus datos. Además, podrás cumplir las leyes de protección de datos y todas las leyes aplicables.

Soporte técnico. Si sucede algo con tu hosting, se ha caído o necesitas asesoramiento con él, hay alguien detrás a quien puedes consultar. También podrás hacer tus copias de seguridad. En el caso de un hosting gratuito, nadie te asesorará al respecto y las incidencias pueden tardar más en solucionarse.

Confianza. Esta es la principal razón para contratar un hosting de pago, pese a que las demás sean muy importantes, y es que con este tipo de servicio lograrás la confianza de tus usuarios y/o clientes, que verán cómo apuestas por tu web y por tu proyecto. Con un hosting gratuito, una empresa pierde parte de su credibilidad.

Mostrar comentarios